Los dungeons siempre son peligrosos. Ilustración de Erol Otus.

¡Bienvenidos de nuevo! La tormenta está asolando Bahía Espinosa. El campanario del Templo de Pelagia ha caído, y las gentes están temerosas ante lo que se avecina. ¿No lo oléis en el aire? ¿No lo sentís en las entrañas? Algo se acerca. La tormenta es solo el heraldo que lo precede. Las cosas se están complicando. Incluso aquí, en el interior de la fortaleza, el peligro es cada vez mayor. ¿Acaso no os habéis dado cuenta? ¡Sois aventureros, por las barbas de Klazath. Actuad como tales! Un terrible misterio se esconde en las entrañas de este castillo. Una mazmorra oculta, sin duda. ¿A qué esperáis para saquearla?

Seguir leyendo