Creando un personaje

Mercenary_by_Nordheimer

Lo prometido es deuda. Después de haber hecho una breve presentación sobre lo que queremos que sea Dungeons & Cthulhu, ha llegado el momento de compartir el primer contenido descargable.

Se trata del capítulo que explica los pasos para crear a un personaje. Lo podréis encontrar en la sección de descargas del blog, o directamente en este enlace:

https://app.box.com/s/r5yqkuther5mvhy0vj9rki863bj5vbgn

El capítulo es corto (5 páginas) y explica de forma somera los pasos a seguir para crear un personaje de nivel 1. Tomamos como referencia a Harvestat, un mercenario.

Lo primero a elegir será la raza. Como no queremos complicar demasiado las cosas al jugador novato, elegiremos a un humano. El resto de razas disponibles son enano, elfo y mediano, aunque en este aspecto aún le estamos dando vueltas al diseño del juego y puede que solo dejemos a los humanos como raza, y que cualquier otra raza semihumana desaparezca de la ambientación. De alguna forma eso parece resaltar el concepto de fantasía oscura del juego. Además, en la historia del mundo (que aún tenemos que pulir) están definidas varias familias que gobiernan Los Territorios, y quizá hagamos que los jugadores pertenezcan a alguna de ellas o vayan por libre.

Dejamos el archivo “Cómo crear tu personaje” para que le echéis un vistazo y nos digáis qué os parece y qué fallos le veis. Como ya dijimos en la primera entrada, este es un proceso abierto y cualquier feedback que mejore el juego será bienvenido.

Las razas tienen modificadores a las Características Primarias, y dependiendo de la que elijas, tendrás un número concreto de puntos para repartir entre tus habilidades.

Tras elegir la raza (si al final se da esa opción), llega el momento de escoger la clase, que te dará una serie de beneficios y habilidades muy diferentes entre cada clase, así como los puntos de vida y las habilidades de clase, que serán las habilidades principales del personaje (y tendrán menos coste a la hora de subirlas cuando alcances un nuevo nivel). En el ejemplo, como ya lo hemos mencionado, la clase elegida será Mercenario.

Después llega el momento más temido por muchos: hacer las tiradas de dados para determinar las Características Primarias, que son: Fuerza, Agilidad, Resistencia, Inteligencia, Conocimiento y Carisma. Se tiran 5d4 por cada una, y después se reparten los 6 resultados como mejor nos parezca. Todas las clases tienen un requisito de puntuación mínima de 12 en 2 Características Primarias, por lo que si no logras, al menos, dos resultados de 12 en las tiradas, tendrás que volver a lanzar todos los dados de nuevo.

Las Características Secundarias serán las siguientes a determinar. Son dos: Poder y Suerte. De nuevo tiras 5d4 por cada una y repartes los resultados a conveniencia. El Poder concede Puntos de Magia, y además será determinante para conocer tu puntuación de Virtud inicial. La Suerte concede Puntos de Suerte que podrás gastar para volver a hacer una tirada y quedarte con el mejor resultado.

Una vez conocidas las puntuaciones en las Características Primarias y Secundarias, llega el momento de repartir los puntos entre las Habilidades. Están divididas en dos grupos: Habilidades comunes y Habilidades en Armas. Todas tienen una característica asociada. Los personajes comienzan con un porcentaje mínimo en todas sus habilidades, igual a su puntuación en la característica asociada. Después se suman los puntos concedidos por la raza (teniendo en cuenta que las habilidades de clase cuestan 1 punto y el resto cuestan 2 puntos)

La Virtud del personaje representa su resistencia frente a la corrupción. Es una tirada de porcentaje igual al Poder x 5.

Después de todo esto habrá que elegir uno o más defectos (que conceden puntos de habilidad extra) y el trasfondo del personaje, que determina su origen y también otorga puntos de habilidad extra.

Tras esto solo queda equiparse y Harvestat ya está listo para enfrentarse a los peligros de Dungeons&Cthulhu.

2 Comments

  1. Primero, he de admitir que nunca he jugado a D&D :P, así que no tengo conocimientos del sistema de juego.

    He observado que el tema de las razas está aún sin definir del todo (razas no humanos sí o no). No se si lo habeís pensado, quizás se podría dejar sólo raza humana tal y como indicaís, pero permitiendo híbridos. Pero no semi-elfos y similares… sino humanos mancillados por los mitos. Humanos con algún ancestro de una raza de los mitos (un hijo humano+profundo es el ejemplo más clásico). Un personaje así comenzaría con corrupción inicial (he visto el concepto de corrupción, pero como no se de D&D, no se muy bien de que va).

    • Hola Sectario. Gracias por tu comentario. la verdad es que cada vez estamos más convencidos de dejar tan solo a los humanos y eliminar el resto de razas. Lo del humano híbrido corrompido por una raza de los mitos nos parece una idea genial, y la vamos a estudiar. Lo malo es que el tema de la corrupción iba un poco por ese lado, con consecuencias tanto físicas como psicológicas para los personajes relacionadas con los Mitos. En cualquier caso te agradadecemos tus ideas y esperamos que te sigas pasando por aquí a menudo.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

© 2017 DungeonsAndCthulhu

Theme by Anders NorenUp ↑

A %d blogueros les gusta esto: