2vx0tq1

La profesión del alquimista nos está dando más de un quebradero de cabeza, sobre todo en lo referente a la creación de  fórmulas alquímicas o pociones. Al final hemos decidido que sea un talento el que englobe esta capacidad única de los alquimistas, y vamos a explicar todas las reglas concernientes a la creación de fórmulas dentro del apartado de pociones, en el capítulo de objetos mágicos. Pero antes queremos compartir con vosotros dichas reglas.

CREACIÓN DE FÓRMULAS ALQUÍMICAS

Los alquimistas tienen la capacidad y conocimientos necesarios para crear fórmulas alquímicas únicas, también conocidas como pociones, con capacidades arcanas.

Para crear una fórmula alquímica es necesario poseer el talento “Crear fórmula”, solo disponible para el alquimista. Gracias a este talento, el alquimista conoce los secretos arcanos y seudocientíficos que se esconden dentro de cada una de las fórmulas alquímicas, y por lo tanto es capaz de fabricar una poción concreta siempre y cuando cumpla los requisitos necesarios para ello.

Lo primero que debe tener un alquimista para crear una fórmula son los ingredientes necesarios para ella. Cada poción tiene unos componentes únicos, que hay que mezclar y combinar en su justa medida. De cara a la sencillez, los ingredientes están determinados por una cantidad de monedas que el alquimista debe tener para comprarlos. El Guardián puede decidir que en algunas comunidades pequeñas no haya acceso a ciertos ingredientes, e incluso, si lo considera apropiado, obligar a encontrar un ingrediente específico mediante alguna búsqueda o aventura.

Para contener la fórmula alquímica resultante son necesario unos recipientes especiales conocidos como viales alquímicos. Estos receptáculos están fabricados en electrum magicum (o simplemente electro), un metal muy raro y preciado que conserva perfectamente las propiedades de una poción (guardar una fórmula alquímica en cualquier otro recipiente hace que esta se degrade y se vuelva inutilizable en 1d6 horas). Un vial alquímico tiene un precio mínimo de 100 mo, aunque puede ser mucho más caro dependiendo del comerciante y de la zona en la que se compre (en comunidades pequeñas es muy raro de encontrar, y por lo tanto su precio se encarece).

Una vez conseguidos los ingredientes y el vial alquímico donde conservar la fórmula, el alquimista necesita un laboratorio en el que recluirse a preparar la poción. Un laboratorio debe estar equipado con los instrumentos precisos para elaborar la fórmula (alambiques, matraces, etc.). El alquimista puede disponer de su propio laboratorio o alquilar uno (siempre y cuando esté disponible en la ciudad o pueblo en el que se encuentre). Dependiendo del laboratorio, el alquimista dispondrá de modificadores a su tirada de Alquimia para preparar la fórmula.

TABLA DE LABORATORIOS ALQUÍMICOS
Laboratorio Modificador Alquiler Compra
Gran calidad +20% 600 mo 10.000 mo
Calidad +10% 400 mo 7.000 mo
Normal +0% 250 mo 5.000 mo
Mediocre –5% 100 mo 3.000 mo
Pésimo –10% 50 mo 1.500 mo

 

El precio del alquiler de un laboratorio es por una semana. El precio de compra es para la ciudad de Puerto Blanco. A discreción del Guardián, los precios de alquiler y compra podrían variar dependiendo de la ubicación del laboratorio.

Una vez el alquimista disponga de los ingredientes, el vial alquímico y un laboratorio donde preparar la fórmula, es el momento de ponerse a crear la poción. El tiempo de preparación son 12 horas ininterrumpidas de trabajo, a las que habrá que restar una hora por cada modificador de INT que tenga el alquimista.

Cuando haya terminado todo el proceso, el alquimista deberá superar una tirada de Alquimia (modificada según el grado de dificultad de la fórmula y la calidad del laboratorio) para conseguir elaborar la fórmula con éxito. Con una tirada exitosa logra crear la fórmula alquímica; con un fallo no logra crear la fórmula, pero solo ha de gastar la mitad de las monedas invertidas en ingredientes; con una pifia la fórmula falla, el alquimista pierde todas las monedas y debe volver a intentarlo; con un crítico la fórmula tiene tanto éxito que el alquimista logra desarrollar dos dosis (siempre y cuando disponga de dos viales alquímicos).

Ejemplo: Lucian, un alquimista de nivel 7, decide fabricar una poción de levitación, para lo que dispone de un laboratorio mediocre (que previamente ha alquilado por 100 mo para disponer de él durante una semana), un par de viales alquímicos (por si acaso logra dos dosis) y los ingredientes (valorados en 150 mo). Dedica 9 horas a su creación (12 horas, menos 3 horas por su modificador +3 en INT). Una vez lo tiene todo listo, hace la tirada de Alquimia para ver si tiene éxito. Lucian tiene un 63% en dicha habilidad, y la poción de sueño tiene un grado de dificultad Complicada (–10%), al que también habrá que añadir el penalizador de –10% por realizar la fórmula en un laboratorio mediocre. Teniendo en cuenta los modificadores, el alquimista tiene que sacar 43% o menos en el d100 para tener éxito (63% de la habilidad menos 10% del grado de dificultad de la poción, menos 10% por la calidad del laboratorio). Lanza el dado y saca un 17%. Lucian introduce la fórmula en el vial y ya dispone de una poción de levitación para usarla más adelante.

—————————————————

Poción de levitación

El usuario gana los beneficios del conjuro arcano levitación, tal como viene descrito en el listado de conjuros arcanos.

Coste de fabricación: 150 mo

Precio de venta: 500 mo

Grado de dificultad: Complicada (–10%)

Potenciación: Con el talento “potenciar fórmula”, un alquimista que quiera incrementar los efectos de esta fórmula a la hora de fabricarla, puede potenciar uno de los aspectos que vienen detallados en la potenciación del conjuro arcano levitar, descrito en el listado de conjuros arcanos.