Hacía tiempo que no nos encontrábamos junto al fuego de “El Shoggoth pisador”. Han pasado unos meses desde la última vez, y las incursiones en lóbregas mazmorras y pérfidos templos abandonados nos han pasado factura. Recordamos lo optimistas que eramos entonces con respecto a llevar a buen término nuestra búsqueda de gloria, y míranos ahora. La mitad de nosotros apenas podemos levantar ya la espada, y el resto haría bien en retirarse a vender pescado seco en las mugrientas calles de Puerto Blanco. La vida en Los Territorios es dura, como ya sabréis, y rara vez se cumplen los objetivos que nos marcamos. Pero sentaos, tomaos una cerveza con nosotros. Acaban de traer unos barriles desde Sotobosque, y nos han dicho que se trata de una cerveza de calidad, fabricada según la receta de los viejos alar. Bueno, para algo tendrían que ser buenos esos malditos elfos, ¿no es así? ¿Qué os estábamos diciendo…?

En nuestra última entrada, después del chasco que nos produjeron los resultados de los testeos de nuestra última beta, nos dispusimos a darle una vuelta a todo el sistema de Dungeons & Cthulhu para encontrar las mejores mecánicas para el juego. Como sabéis, nuestra intención ha sido siempre respetar el tono old school que habíamos propuesto desde el principio. Pues bien, lo lógico era implementar un sistema que nos llevara a las primeras ediciones de D&D. Lo malo es que no queríamos volver a hacer un retroclón de la Caja Roja, por lo que intentamos utilizar las reglas de Quinta Edición, pero dándoles un toque retro.

En principio funcionaba, al menos sobre el papel, la conversión era relativamente sencilla, y todo iba mucho más fluido que con el sistema BRP (d100). Pero a la hora de la verdad, y cuando lo llevamos a la mesa para realizar las primeras pruebas, la realidad se impuso. El juego iba bien, las reglas funcionaban, la partida fue fluida… pero aquello no era una experiencia old school.

Lo cual nos dejó en una nueva tesitura (otra más en este largo proceso que está suponiendo Dungeons & Cthulhu): ¿Qué podíamos hacer? Y la respuesta nos llegó muy rápido, porque la habíamos tenido delante durante mucho tiempo.

Como sabéis, en octubre de 2017 publicamos el primer módulo oficial para Dungeons & Cthulhu: “El Templo Perdido de Hastur el Innombrable“. Se trata de una aventura larga (entre 4 y 7 sesiones) para aventureros de nivel 1 (o superior, no hay problema) basada en las reglas de “Clásicos del Mazmorreo”. Pues bien, el caso es que esta aventura se ha vendido fenomenal, y ya llevamos tres impresiones desde que la publicamos hace apenas un año. Eso quiere decir que tiene interés y buena aceptación por parte de los aficionados a Dungeons & Cthulhu. Por lo tanto, ese es el camino que vamos a tomar.

LA FORTALEZA DE BAHÍA ESPINOSA

Cuando comenzamos este proyecto, hace unos 3 años, decidimos lanzar un concurso de módulos para Dungeons & Cthulhu. Fueron muchos los que participaron, y la calidad era muy buena en la mayoría de los casos. De entre todos los participantes, el ganador fue Jorge Carrero, con una aventura que llevaba por título “La Fortaleza de Bahía Espinosa”.

Este módulo era de una calidad excelente, y presentaba una historia de intriga, investigación y horror que se alejaba un poco de los típicos dungeons (aunque no los dejaba de lado). Desde entonces quisimos publicarlo, pero estábamos esperando a tener el sistema apropiado para hacerlo.

Pues bien, la espera ha terminado. Recientemente le entregamos a Jorge su módulo para que lo revisara e incluyera los cambios necesarios para adaptarlo a la idiosincrasia de Clásicos del Mazmorreo. Hace nada nos ha enviado un documento de casi 80 páginas (¡En Word!) con la aventura al completo. Y qué queréis que os digamos nosotros… ¡Lo mola todo!

El caso es que ese va a ser el siguiente paso para la línea: una nueva aventura para Clásicos del Mazmorreo y otros retroclones de Dungeons & Dragons. Nosotros ya hemos comenzado con la revisión, y en breve nos pondremos con el testeo. Nuestro objetivo es lanzar una campaña de mecenazgo en Verkami para poder costear la producción física del módulo.  Si todo va bien, esta campaña podría ponerse en marcha en un breve espacio de tiempo. Tenemos que ver los costes totales de producción, teniendo en cuenta mapas, ilustraciones, etc.

De momento ya hemos hecho una premaquetación, sobre la que vamos a trabajar en la corrección y añadidos para el módulo. Viendo lo que tenemos entre manos, es muy posible que nos vayamos a una aventura de más de cien páginas, teniendo en cuenta algunos apéndices que queremos incluir para expandir las reglas de Dungeons & Cthulhu y poder incorporar nuevas clases para jugar con Clásicos del Mazmorreo.

Así que este es el camino que va a tomar D&C: Aventuras con sabor old school compatibles con Clásicos del Mazmorreo y otros retroclones. Y con cada nuevo módulo incluiremos material adicional que expandirá Dungeons & Cthulhu, ofreciendo nuevas opciones de juego.

Como siempre, os iremos informando de la evolución de “La Fortaleza de Bahía Espinosa”. Mientras tanto mantened afiladas vuestras espadas y abrid vuestros libros de conjuros, pues el mal acecha en cada sombra.